Search
Close this search box.

¿Cómo sé si tengo una LCT? | Brain Injury Help Center

En los Estados Unidos, alrededor de 1,7 millones de personas sufren una lesión cerebral traumática (LCT, o Traumatic Brain Injury / TBI en Inglés). Entre los que tienen más probabilidades de sufrir una lesión cerebral traumática se encuentran los adolescentes de 15 a 19 años y los adultos mayores de 65 años o más.

Esta lesión es extremadamente común entre los atletas o el personal militar. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE. UU. informan que las lesiones cerebrales traumáticas ocurren con mayor frecuencia en accidentes por resbalones y caídas, accidentes automovilísticos y agresiones.

En este artículo, discutiremos lo siguiente:

  • ¿Qué causa una LCT?
  • ¿Cómo sé si tengo una LCT?
  • ¿Cuándo debe ver a un proveedor de atención médica?
  • Síntomas más comunes de lesión cerebral
  • Diagnóstico de lesión cerebral traumática

¿Qué causa un LCT?

Una lesión cerebral traumática es causada por un golpe o sacudida violenta en la cabeza que interrumpe la función cerebral normal, o una lesión cerrada en la cabeza. Una LCT también ocurre cuando el tejido cerebral humano es perforado por un objeto extraño que atraviesa el cráneo, también conocido como lesión cerebral penetrante.

No todos los golpes en la cabeza resultan en una lesión cerebral traumática. Sin embargo, esta lesión puede variar desde una lesión leve en la cabeza hasta una lesión grave en la cabeza. Hay varios tipos de resultados que pueden desarrollarse a partir de una lesión cerebral traumática, tales como:

  1. Contusión cerebral: las contusiones, también conocidas como hematomas, son hematomas en el cerebro o áreas dispersas de sangrado en la superficie del cerebro.
  2. Hemorragia intracerebral: la hemorragia intracerebral o ICH (Intracerebral Hemorrhage) es un tipo de lesión cerebral que ocurre cuando hay sangrado dentro del tejido cerebral. Esto a menudo puede estar relacionado con otros tipos de lesiones cerebrales, como contusiones. Dos factores principales que probablemente determinarán si la hemorragia se puede eliminar o no son el tamaño y la ubicación en la que se encuentra. La presión arterial elevada se encuentra comúnmente en pacientes con HIC.
  3. Lesión axonal difusa: la lesión axonal difusa es un tipo de lesión cerebral que ocurre cuando se rompen las largas fibras nerviosas o axones que conectan el cerebro. Esto generalmente ocurre cuando el cerebro se lesiona cuando se desplaza y gira dentro del cráneo óseo. La DAI a menudo causa coma y lesiones en muchas partes diferentes del cerebro.
  4. Fracturas de cráneo: las fracturas de cráneo son eventos comunes que ocurren después de una lesión cerebral.
  5. Hematoma: un hematoma intracraneal es una acumulación de sangre o un coágulo de sangre dentro del cráneo, generalmente causado por la ruptura de un vaso sanguíneo en el cerebro, lo que provoca un bloqueo en el flujo de sangre. También puede ser causado por un traumatismo craneal, como un accidente automovilístico o una caída. La sangre puede acumularse en el tejido cerebral o debajo del cráneo, ejerciendo presión sobre el cerebro.

¿Cómo sé si tengo una LCT?

cómo sé si tengo una TBI

Si se pregunta ¿Cómo sé si tengo una LCT?, es necesario seguir leyendo para tener una idea de las repercusiones de esta lesión y qué podría ocasionarla para tomar las acciones necesarias para tratarla. Si ha estado en una situación en la que se golpeó la cabeza, es normal preguntarse si tiene o no una lesión en la cabeza. Puede ser difícil discernir si ha sufrido o no una lesión. Más especialmente si ha sufrido una lesión leve.

Las siguientes son algunas preguntas que puede hacerse para responder y ayudar a identificar si tiene o no una lesión cerebral. Tome nota de si este problema o condición estaba presente o no antes de la lesión, o si esto ha empeorado un problema preexistente.

  • ¿Los dolores de cabeza son más frecuentes después de su lesión?
  • ¿Se cansa más fácilmente, ya sea mental o físicamente?
  • ¿Se ha vuelto demasiado sensible a la luz y al sonido?
  • ¿Le resulta difícil recordar detalles de su vida en el pasado?
  • ¿Ha perdido o extraviado artículos fácilmente?
  • ¿Olvida lo que le dice la gente?
  • ¿Tiene problemas de memoria?
  • ¿Se ha vuelto impulsivo? ¿Toma decisiones o dice cosas sin pensar bien?
  • ¿Tiene problemas para concentrarse?
  • ¿Le cuesta seguir una conversación?
  • ¿Se ha vuelto difícil encontrar la palabra exacta que desea utilizar?
  • ¿Es difícil enfocar su mirada en un objeto?
  • ¿Los objetos parecen estar más lejos o más cerca de lo que realmente están?
  • ¿Le es difícil comenzar nuevas tareas? ¿Es más difícil cumplir con las tareas?
  • ¿Experimenta cambios de humor repentinos? ¿Se le hace difícil manejar su ira?
  • ¿Está lidiando con problemas de salud mental después de la lesión?

¿Cuándo debe ver a un proveedor de atención médica?

Después de una lesión en la cabeza, especialmente una lesión grave, los pacientes lesionados deben recibir atención médica lo antes posible. Las personas que sufrieron una lesión en la cabeza deben ser vistas por un proveedor médico si comienzan a presentar lo siguiente:

  • Pérdida de consciencia
  • Pérdida del equilibrio
  • Convulsiones
  • Vómitos o náuseas

Aunque una lesión leve en la cabeza es mucho más difícil de identificar ya que sus síntomas pueden ser menos evidentes, la familia y los amigos de la víctima deben estar atentos a cualquier síntoma que pueda surgir después de la lesión.

Síntomas más comunes de una lesión cerebral

El tipo de lesiones, la gravedad y el área en la que se lesionó el cerebro son factores adicionales que contribuyen al tipo de síntomas que uno puede presentar después de una lesión cerebral. Junto con los otros síntomas mencionados anteriormente, una persona con una lesión en la cabeza de leve a grave puede experimentar cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolores de cabeza persistentes
  • Confusión
  • Habla arrastrada
  • Mareos
  • Zumbido en los oídos
  • Entumecimiento u hormigueo en brazos y/o piernas
  • Cambios de humor

Diagnóstico de LCT

El diagnóstico temprano es esencial para la tasa de recuperación de un paciente. Cuanto antes se realice el diagnóstico, antes podrá iniciarse el tratamiento hospitalario. Para determinar si una persona ha sufrido o no una lesión cerebral, se requiere un examen médico. Las herramientas de evaluación, como las pruebas de función cerebral y los exámenes neurológicos, determinarán mejor el alcance de la lesión, ya que evalúan el pensamiento, la función motora y sensorial, la coordinación, los reflejos y el movimiento ocular.

Las pruebas de imagen, como tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, también se incluyen en una evaluación médica; sin embargo, estas pruebas no detectan todas las lesiones traumáticas cerebrales, pero pueden ayudar a su equipo de proveedores de atención médica a descartar otras lesiones cerebrales. La escala de coma de Glasgow (GCS) también es una herramienta común utilizada para evaluar el grado de conciencia de los pacientes con LCT.

Hay ayuda disponible

Si se encuentra constantemente preguntándose ¿cómo sé si tengo una LCT?, tenemos las respuestas aquí. En el Centro de Ayuda para Lesiones Cerebrales, entendemos la dificultad que conlleva lidiar con una lesión cerebral traumática y cómo este tipo de lesiones en la cabeza pueden interrumpir las actividades diarias de un paciente. Podemos conseguirle la atención médica y el apoyo que necesita para ayudarlo en su camino hacia la recuperación.

Si su lesión fue causada por las acciones negligentes de otra parte, también podemos ponerlo en contacto con representación legal que puede ayudarlo a recuperar una compensación.

¡No dude en contactarnos en (866) 576-0936. para obtener más información sobre cómo podemos ayudar!

Síguenos